UNAM monitorea actividad sísmica del Chichonal

México.- Un grupo multi institucional de expertos de universidades y dependencias públicas analiza si la ocurrencia de una serie de pequeños sismos en el norte de Chiapas se debe a las fallas geológicas en la zona o a la actividad del volcán Chichonal.


Mientras científicos de la UNAM estudian las características y el origen de los recurrentes sismos, la recomendación de las autoridades y expertos para quienes viven cerca de la región es mantener la calma, estar atentos a la información oficial que se difunda, no subir al volcán, colaborar con Protección Civil de la entidad para practicar simulacros y conocer las rutas de evacuación.


En conferencia virtual de medios, Hugo Delgado Granados, director del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM, señaló: una serie de fenómenos sísmicos ocurren a partir del 25 de diciembre de 2020 en Chiapas, particularmente en una zona próxima al volcán Chichonal conocida como Pichucalco.


“Para atenderlos se ha abordado el problema de manera multiinstitucional. La UNAM participa en este esfuerzo a través de los Institutos de Geofísica y Geología; del Centro de Geociencias, con la Coordinación Nacional de Protección Civil, el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), la Secretaría de Protección Civil del Estado de Chiapas y las universidades de Colima y de Ciencias y Artes de Chiapas”, detalló.


A su vez, Xyoli Pérez Campos, jefa del Servicio Sismológico Nacional (SSN), adscrito al IGf de la UNAM, explicó que la Red Sísmica Mexicana está compuesta por más de 200 estaciones que envían sus datos en tiempo real al SSN y permite detectar dónde ocurre la actividad. Así podemos ver la región de Chiapas donde hay pocas estaciones, la más cercana al área está a 70 kilómetros.


“A partir del 25 de diciembre del 2020 se empezó a generar esta secuencia de sismos ocurrida cerca de Pichucalco y Teapa. Hasta el 11 de enero se había tenido la capacidad de registrar 15 eventos, con una magnitud mínima registrada de 3.5”, detalló.


La experta añadió que a partir del 11 de enero se lleva a cabo el trabajo coordinador con instituciones federales y estatales, y como resultado se instaló una red temporal conformada por ocho estaciones sismológicas que operan en la zona. “Desde el 25 de diciembre de 2020 hasta el 2 de febrero se han registrado 41 eventos, el de mayor magnitud de 4.1 y el menor de 1.5, gracias a la red temporal que se ha instalado”.


Pérez Campos informó que en el Sismológico se encargan del monitoreo continuo, en tiempo real, de este tipo de eventos, establecer sus localizaciones y sus magnitudes. “Se está trabajando para analizar las características y el origen de esta sismicidad”.


Carlos Valdés González, investigador del IGf, comentó que el volcán Chichonal tuvo actividad sísmica entre marzo y abril de 1982, su  cráter mide mil metros de diámetro y aproximadamente 200 metros de profundidad y su elevación es de poco más de un kilómetro sobre el nivel del mar.


“Un volcán no tiene que ser muy alto para ser muy poderoso. La erupción de 1982, que fue vertical, lanzó aerosoles, pequeñas partículas que lograron llegar a 40 kilómetros de altura, se quedaron en la estratósfera y circularon nuestro planeta por varios meses”, recordó.


Valdés detalló que en la actividad de un volcán se evalúa la sismicidad, la deformación que puede sufrir, los elementos geoquímicos (muestras de agua y roca con partículas y gases) y la parte visual. “En este momento los científicos analizan si la sismicidad está ligada a la actividad del volcán o se debe a las fallas que están cerca de ese lugar”.


Chiapas tiene una actividad volcánica importante con el Chichonal y el Tacaná, ubicado en la frontera con Guatemala. “Lo que tenemos que recordar como mexicanos es que vivimos en un país activo sísmica y volcánicamente y debemos saber qué hacer en caso de una actividad eruptiva o una actividad sísmica. No se debe entrar al cráter”, alertó.

BTM


Articulos Relacionados

Comentarios (0)

  • Sin comentarios

Deja un comentario

Enviar